5 jun. 2011

▪ Estambul ▪

No fueron mil y una noches pero bien lo hubiesen valido. ¿Qué podemos decir de la ciudad que acoge la obra más sublime del arte bizantino? Sí, me refiero a la catedral de Santa Sofía. La Mezquita Azul, el Palacio de Topkapi, el Palacio de Dolmabahçe, el Bósforo... y ese té turco entre los bazares de mil colores, de mil aromas, de mil sensaciones... El lugar donde oriente y occidente se fusionan, donde el intercambio cultural iniciado hace siglos gracias a la Ruta de la seda deja entrever una ciudad culturalmente esplendorosa.