10/6/2014

▪ RO:F & MCD - Matadero ▪


Artistas, diseñadores de moda e  industriales, interioristas, ilustradores… Actuaciones en directo, terraza y gastronomía… Eso es el Mercado Central de Diseño, que ha dado para un fin de semana intenso y broche final para cerrar temporada, así, en un entorno potente. Y ahora qué? Ahora a trabajar con nuevos tejidos, nuevas formas y un nuevo concepto que me tiene en un sin vivir! Deseando que llegue septiembre y poder dar soltura a todo lo que RO:F tiene preparado. Este verano va a ser bestial y eso me pone! Vemos mientras tanto algunas imágenes del fin de semana?
 
 

25/4/2014

▪ Bali ▪


De la magia de Ubud al cutrerío del desfase poligonero de Kuta y sus playas -solo hay una foto de allí, por fea-. De zonas de interior increíblemente espectaculares, a esa zona playera que quiere ser molona intentando atraer a turistas surferos y que no alcanza a más que a un puñado de chupipandis buscadores de alcohol y tullíos por tantas horas de baile compartido en extrañas discotecas, con aquellos otros maduritos en busca de formar parte del juventureo y formar cuarteto con el mundo de la noche. Ese es el equipo de surfeo que encuentras en sus playas y que has de procurar sacar de ángulo para poder tomar la foto de la palmera y la hamaca -si los puestos de alquiler de tablas roídas y los Dios sabe qué asados no han llegado antes-
Y, los hay que desean con todas sus fuerzas volver al interior, a Ubud y a aquellos lugares con nombres exóticos: Goa Gajah, Gunung Kawi, Denpasar, Pura Taman Ayun, Pura Tirta Empul, Pura Ulun Danu Bratan, Tanah Lot, Yeh Panas… Volver a la magia de un Bali totalmente ajeno a ese pequeño rincón de su anatomía que lo entristece.
Templos, ofrendas, festejar el año nuevo balinés (Nyepi) y disfrutar de sus Ogoh-Ogoh, su día del silencio, conducir por caminos que no son ni caminos, baños termales en medio de la selva, el olor a incienso, mis monos malos, el anochecer a la luz de los candiles y un bonito amanecer junto a los arrozales. Eso es lo que me gusta de Bali porque, cuando estoy allí, todo se magnifica.